Exposiciones / Erakusketak
Exposición permanente / Erakusketa iraunkorra: Hostal Bertiz


T.Sobrino

Exposición: "Miradas"

Lugar: Casa de Cultura Arizkunenea

Elizondo

Del 24 de julio al 31 de agosto

2004

Horario: de 11,30 a 13,30 h. y de 18 a 21 h.

Abierto todos los días

Tfno.: 948 58 06 49

Erakusketa: "Begiradak"

Lekua: Arizkunenea Kultur Etxea

Elizondo

Uztailaren 24tik abuztuaren 31ra

2004

Ordutegia: 11,30 - 13,30 eta 18 - 21

Egunero irekita

Tfnoa.: 948 58 06 49

tomas_sobrino@terra.es

Árboles

Ref. 580 "Árboles"
óleo/tabla (35x36 cm.)
80 Kb.

Otoño

Ref. 589 "Otoño"
óleo/tabla (81x81 cm.)
102 Kb.

Árboles

Ref. 601 "Árboles"
óleo/lienzo (100x81 cm.)
70 Kb.

La Casa de Cultura Arizkunenea de Elizondo mantiene su vocación de mostrar cada año el trabajo de uno de los artistas del denominado grupo de "Pintores del Bidasoa", y especialmente de los integrantes del grupo de "Pintores de Baztan" y por ello acoge las pinturas, dibujos y fotografías de Tomás Sobrino, artista nacido en Elizondo en 1953 y perteneciente a una nueva generación de ese fructífero grupo de paisajistas.

Cada vez que nos acercamos a Baztan vemos y sentimos cómo el especial microclima del valle deja su impronta tanto en sus árboles como en sus gentes. Quizá se deba a ello la sorprendente cantidad y calidad de artistas plásticos (por no hablar de músicos) que esta tierra hace germinar constantemente. No se trata de una realidad coyuntural o generacional, sino más bien de una forma, una necesidad, de sentir y expresar la naturaleza en la que viven.

Parece como si algún monje japonés hubiera pasado por el valle hace siglos y hubiera dejado un rastro indeleble de su espiritualidad.

Viendo los cuadros de Sobrino no puedo dejar de evocar el libro Haiku de las cuatro estaciones del poeta Zen del siglo XVII, Matsuo Basho. Sus paisajes vividos, sus cuadros pintados, como el haiku, como la vida Zen, se centran en lo cotidiano. Suceden aquí y ahora, surgen del amor y del contacto con la naturaleza. Las formas cambiantes de la naturaleza le descubren la verdad inmutable. La sucesión de las estaciones es el ritmo de su respiración. Tomás Sobrino pinta como si paseara, pasea como si pintara. Necesita sentir para ver y a la vez ver para sentir. Sus cuadros son eso, estados de su alma, un recorrido por las estaciones de su espíritu. Hay un viaje personal que recorre en los diferentes paisajes. Pintándolos se encuentra con hitos de la historia del arte: el paisaje romántico, misterioso y sobrecogedor; los nenúfares impresionistas de Monet, fluyendo y cambiando como el tiempo...

Como la naturaleza su pintura es cambiante, de los claros y la luz a la espesura y la oscuridad, del detalle de la hoja al armonioso conunto del bosque. Su rica paleta responde a los cambios cromáticos y texturales que sabe encontrar en la naturaleza, de los colores sombríos a los luminosos, de las masas vegetales empastadas, ricas en texturas, del gesto individual que traza finamente una hoja, a la pintura fluída como fluyen el agua o las atmósferas.

Desde esa forma de sentir, entender y expresar el paisaje, desde la intuición natural (que produce esa especial relación con la naturaleza) pero también desde el conocimiento (de lo natural y de lo pictórico), Tomás Sobrino sabe enriquecer y actualizar toda una tradición paisajística en el Baztan.

Javier Manzanos Garayoa

Tamarindo

Ref. 592 "Tamarindo"
óleo/tabla (73x60 cm.)
120 Kb.

Hojas

Ref. 594 "Hojas"
óleo/lienzo (60x60 cm.)
105 Kb.

Hiedra

Ref. 570 "Hiedra"
óleo/tabla (55x38 cm.)
123 Kb.

Hiedra

Ref. 590 "Hiedra"
óleo/tabla (90x90 cm.)
128 Kb.

Hiedra

Ref. 579 "Hiedra"
óleo/tabla (60x60 cm.)
81 Kb.

Hiedra

Ref. 578 "Hiedra"
óleo/tabla (55x46 cm.)
112 Kb.

Elizondoko Arizkunenea Kultur Etxeak urtero "Bidasoako pintoreak" izena duen taldeko artista baten lana esrakusten du, bereziki "Baztango pintoreak" taldeko kide batena. Aurten ere bide horri eutsi dio eta, horregatik, ikusgai jarri dituzte Tomas Sobrinoren margolanak, marrazkiak eta argazkiak. Sobrino 1953an jaiotako elizondarra da eta paisaia lantzen duen belaunaldi emankor horren barnean dago.

Baztan aldera joaten garen aldi oro, ikusi eta sentizen dugu haranak duen mikroklima berezi horrek arrastoa utzi duela hala zuhaitzetan nola jendeengan. Baztanen artista plastiko aunitz eta plantakoak daude, aise sortzen dira eta hori harritzeko modukoa da, zinez. Agian, hori zor zaio Baztanek duen giro berezi horri. Ez da denboraldi baterako kontua, belaunaldi baten kontua ez den bezala. Sustraietan dago, hau da, gizon-emakumeek badute natura joria sentitu eta adierazteko beharra edota edertasun hura bizitzeko modu bat da.

Iduri luke monje japoniar bat Baztanen aspaldi aspaldian ibili eta izpiritualtasun arrasto ezabaezina utzi izana.

Sobrinoren margolanak ikusita, ezin dut gogotik kendu Lau urtaroetako haikua deritzon liburua, XVII. mendeko Zen-olerkari Matsuo Bashok idatzia. Elizondarrak bizitutako paisaiak, pintaturiko margolanak eguneroko kontuetan dautza, haikua bezala, Zen-bizimodua bezala. Hemen eta orain dira gertatzen, maitasunak ditu sortzen, bai eta naturarekin harremanetan sartze horrek ere. Izadiaren indar aldagarriek aldezinezko egia agertzen diote. Urtaroen segida bere arnasketaren erritmoa da. Tomas Sobrinok pintatzen du paseoan balebil bezala, paseoan dabil pintatuko balu bezala. Ikusmenaren muinean sentimendua dago eta, era berean, sentimenduaren azpian ikusmena dago. Margolanak bere aldarteek isuri dituzte edo bere espirituaren urtaroetan barna eginiko ibilbide dira. Bere barneko begirada pausatzen du paisaia bakoitzean. Paisaiak artearen historiaren mugarriak ditu topatzen: paisaia erromantikoa, misteriotsua eta hunkigarria; Moneten igebelar inpresionistak, denboraren joan-etorria bezala isurian eta aldakor...

Natura bezala bere pintura ere aldakorra da, argitasun eta argitik itzal eta iluntasunera, hostoaren zehetasun ttipitik oihanaren handitasun orekatura. Naturaren koloretan eta ehunduretan gertatzen diren aldaketak ederki gobernatzen ditu bere paleta joriak, eta bere eskua zauli doa kolore ilunkaretatik argitsuetara, aise hartzen ditu ehundurez oparo diren zuhaizti enpastatuak, hosto ttipia leunki marrazten duen keinua edo isurian doan pintura, ura edota atmosferak balira bezala.

Elizondarrak, hortaz, badu paisaia sentitu, ulertu eta adierazteko modu bat. Hori senez egiten du (eta senak harreman berezia sortzen du naturarekin) baina baita jakinduriaz ere (izadiaz eta pinturaz duen jakintza). Bada, hartan guztian oinarriturik, Tomas Sobrinok badaki, ongi jakin ere, Baztango pintoreen paisaia-tradizioa aberasten eta gaurkotzen.

Javier Manzanos Garayoa

Hiedra

Ref. 582 "Hiedra"
óleo/lienzo (73x54 cm.)
82 Kb.

Hiedra

Ref. 572 "Hiedra"
óleo/tabla (24x21 cm.)
90 Kb.

Hiedra

Ref. 573 "Hiedra"
óleo/tabla (24x21 cm.)
85 Kb.

Siguiente / Aurrera

Home